Sicario engaña a 15 escoltas simulando estar enfermo para matar a candidato de Coyuca

Un sicario que simuló estar enfermo y se trasladaba en una silla de ruedas, burló a una guardia de 15 escoltas y agentes, algunos de ellos militares, que debían proteger a Alfredo Cabrera, candidato priista a la Alcaldía de Coyuca de Benítez, Guerrero.

El tirador solitario se acercó en la silla al abanderado de la Alianza PRI-PAN-PRD y lo saludó; después, se incorporó para tirarle a quemarropa dos letales disparos en la nuca.

El político y empresario constructor, de 40 años de edad, cerró su campaña en su natal comunidad de Las Lomas y caminó previo al ataque varios metros por las calles, siempre bajo un cinturón de seguridad de al menos diez escoltas vestidos de civil, pero coordinados bajo radiocomunicación y con armas dispuestas a usar.

Además, elementos de la Guardia Nacional (GN), que fueron dispuestos a la vigilancia, se encontraban más lejos del candidato con sus armas largas, pero observando a las personas que decidían acercarse.

Sin embargo, fue ya a metros del templete, en una cancha de baloncesto que se transformó en el escenario del último mitin, donde el atacante pudo dispararle en la nuca en al menos dos ocasiones, justo a lado de su principal cinturón de seguridad.

Los guardias tenían una formación de rombo para resguardar por distintos puntos al candidato.

El homicida llegó hasta el aspirante. A su lado, unas señoras ondeaban banderines del PRI, pero, tras ser saludado por Cabrera, el sicario se levantó y realizó los disparos frente a simpatizantes, escoltas y el tumulto de personas.

La silla de ruedas quedó abandonada, pero el victimario, al intentar huir, fue alcanzado por los escoltas que le propinaron varios balazos, por lo cual, su cuerpo quedó tirado a la mitad de la cancha.

“El joven estaba sentado en una silla de ruedas y, a lo mejor, por eso a los escoltas y al mismo candidato no les llamó la atención, y eso fue aprovechado para que, sin ninguna prisa, se le acercara a su víctima y le disparara por la espalda”, dijo uno de los testigos.

“A la esposa del candidato (Alfredo Cabrera) casi le roza una bala porque iba caminando junto a él”, refirió.

Violencia electoral sin castigo

Las elecciones de este año en México han dejado al menos 24 candidatos asesinados, de los cuales más de 20 siguen impunes, pues las autoridades no han detenido a los culpables.

De acuerdo con un recuento hecho por Grupo REFORMA, de enero hasta el cierre de las campañas del pasado miércoles, en al menos 14 estados fueron asesinados candidatos, precandidatos y aspirantes a ocupar un cargo de elección popular.

Del total de aspirantes, según el recuento, 5 buscaban un cargo en Guerrero; 3, en Jalisco; 3, en Chiapas; 3, en Michoacán; 1, en Veracruz; 1, en Colima; 1, en la Ciudad de México; 1, en Morelos; 1, en el Estado de México; 1, en Puebla; 1, en Tamaulipas; 1, en Guanajuato; 1, en Oaxaca, y 1, en Sinaloa.

De ese número, 8 eran de Morena; 4, del PAN; 3, de la alianza PAN-PRI-PRD; 2, de PVEM; 2, de Movimiento Ciudadano (MC); 2, del PRI; 1, del PRD; 1, del PT, y 1, del Partido Popular Chiapaneco.

A esta cifra, se suman cientos de amenazas y secuestros que se registraron desde que se dieron a conocer los nombres de las personas que buscaban hacerse con una candidatura a inicios de marzo.

El martes pasado, Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que hasta ese día sumaban 22 candidatos asesinados en el actual proceso electoral.

Fuente: Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *