Oaxaca mosaico cultural (séptima parte)

LA PRODUCCIÓN LITERARIA

La narrativa.- Un lugar importante tienen los escritores Oaxaqueños en el contexto nacional, referirme a ellos equivale a revisar siglos de letras, tiempos lejanos, pero, al fin, tiempos de historia, que es de lo que Oaxaca está sobrada y orgullosa. Los primeros prosistas Oaxaqueños fueron religiosos, sus temas giraron en torno a la fe, la doctrina, los sermones y el vocabulario de idiomas indígenas como el zapoteco, el mixteco y el mixe entre otros.  Los viajeros nos heredaron libros redactados a su paso por Oaxaca, a principios del siglo XVI, Fray Bartolomé de las Casas compuso aquí un texto en lengua latina que versa sobre el único modo de atraer a la gente a la verdadera religión. Éste ejemplar existe en la biblioteca Francisco de Burgoa.  En 1527, acompañando al futuro marques del Valle de Oaxaca, el capitán y cronista Bernal Díaz del Castillo conoce la Villa de Antequera, y habla de ella en La verdadera historia de la conquista de la Nueva España. Otros tantos volúmenes escritos en este lugar son Vocabulario en lengua zapoteca, de fray juan de Córdova; Vocabulario en lengua mixteca, de Francisco de Alvarado; Doctrina cristiana en lengua mixe, de Agustín Quintana, la publicación de estos textos se dio en el periodo 1568-1578.  En las postrimerías del siglo XVI, ya asentados los dominicos en donde actualmente se encuentra el templo y convento de Cuilapan, un dominico escribió un  argumento  de  evangelización  que se conoció como códice YA-HA-ZUCU,  el nombre Mixteco de Cuilapan, data del año de  1534 es un manuscrito en castellano clásico, sobre papel hecho de tela y con tinta de huizache (color café lodo) escrito por cuatro dominicos ya que su letra es distinta, son 30 paginas, que describen la danza llamada de la Pluma, con parlamentos en XI escenas, que ilustran la conquista, la evangelización y una excelente obra de teatro y de historia. Tenemos que decir que la primera imprenta llega a Oaxaca proveniente de puebla en enero de 1686 lo que convirtió a esta ciudad en la cuarta del continente americano en poseer este invaluable recurso. La historia oficial es rigurosa y al respecto nos dice Doña Francisca heredo de su esposo la imprenta y en ella se editó en 1720,  “Las honras fúnebres de la madre Jacinta”, por lo que hace a este sermón el libro más antiguo impreso en Oaxaca.  De aquella fecha hasta hoy han transcurrido trescientos años, lapso en el cual se han impreso miles de libros escritos por oaxaqueños, tratare de citar a las plumas más significativas, de algunas ya hemos hecho mención. En trabajos anteriores donde por la amplitud del tiempo, ha sido posible extender el tema, tan importante para Oaxaca. Entre los franciscanos se distinguió por su saber el reverendo Fray Manuel Ibáñez, quien publicó un tratado del juez conservador de los religiosos dominicos en Oaxaca y un memorial al rey. Don Miguel Segovia, canónigo de Oaxaca, quien escribió Arco Triunfal magnifico, impreso en 1658. Don Juan Torres Castillo, alcalde mayor de Nejapan, escribió relación del alboroto que hubo en los pueblos de Nejapan, Ixtepeji y villa alta y de la manera que se apaciguo, impreso en 1662. Don pedro Arjona, Oaxaqueño, colegial de Santos de México en 1637, abogado de la Real Audiencia, alcalde mayor de las cuatro villas del marques y regidos de su patria, escribió genealógico atlante, mercurial augusto: oh festivo poema con que la ciudad de Antequera de Oaxaca celebro el feliz nacimiento del príncipe Felipe Próspero, publicado en 1659, así mismo escribió Angular mitológico, con que la ciudad de Antequera  celebro al recién nacido príncipe José, heredero de la corona de España. Francisco Navarrete fue tan sabio que dio a las prensas Memorial de la devoción al Ángel custodio, bulario de las cofradías del Santísimo Sacramento, del Santo Rosario y del inefable nombre de Jesús. La prosa estatal da uno de sus más importantes exponentes en el siglo XVII cuando nace el primer historiador Oaxaqueño, fray Francisco de Burgoa (1600-1681), quien publica en 1670 y 1674 dos obras que son fuente de consulta para los interesados en la historia local: Palestra historial y geográfica descripción. Escritores de temas históricos y poéticos fueron don Patricio Antonio López, cacique zapoteca, nacido en 1700 en los valles centrales de Oaxaca y quien escribió el “Mercurio Indiano” un texto de 111 cuartillas, entre 1750 y 1760, Don Antonio Llerena de la Vega, poseedor de un mayorazgo, Don Juan Bautista Carriedo, quien edita en 1847 sus Estudios históricos y estadísticos del estado libre de Oajaca; en 1818, don José Ma. Murguía y Galardi publica Apuntamientos estadísticos de la provincia de  Oaxaca en esta Nueva España, en 1828 se imprime en esta ciudad El triunfo de la libertad sobre el despotismo, de Juan Oledo, José Antonio Gay publica en 1882 Historia de Oaxaca, obra terminada en la ciudad de México y publicada ahí, Manuel Martínez Gracida contribuye con cuadros sinópticos de los pueblos, haciendas y ranchos del estado libre y soberano de Oaxaca, publicados el 17 de septiembre de 1883, a él también pertenece El rey Cosijoeza y su familia, dado a la luz en 1888, fue sin duda uno de los escritores  más prolíferos, con medio centenar de libros inéditos, que deben editarse por su valor histórico.  Nombres de igual mérito son los de Maximino Amador, Guillermo Villa Castañeda (José Ma. Bradomin), Javier Castro Mantecón, Wilfrido C. Cruz, Cayetano Esteva, Don Jorge Fernando Iturribarria historiador por excelencia, Eulogio G. Gillow, Eutimio Pérez, Jorge L. Tamayo, José Vasconcelos, Ricardo Flores Magón, Manuel Brioso y Candiani, Andrés Henestrosa, Carlos Velasco Pérez, Basilio Rojas, Carlos Filio, Fernando Ramírez de Aguilar (Jacobo Dalevuelta), Mateo Solana y Gutiérrez, Rogelio barriga Rivas, Patricia Cox, hija de una monja irlandesa y autora del libro El batallón de San Patricio, Abraham Castellanos, Demetrio Sodi, Carlos María Bustamante, Andrés Portillo, Alfonso Francisco Ramírez, Guillermo Reimers Fenochio, Guillermo Rosas Solaegui, Francisco Vasconcelos,  Mariano López y el recién fallecido cronista el Lic. Rubén Vasconcelos  Beltrán, entre otros muchos.

Ahora bien, hay que destacar la producción literaria de algunos escritores que, al interior, como fuera de Oaxaca han alcanzado renombre, tenemos el caso de Gerardo de la Torre, un polémico escritor y periodista, nacido en la capital Oaxaqueña, que, antes de incursionar en el campo de las letras, estuvo desempeñando diversos oficios en la refinería de Petróleos en Azcapotzalco, durante 14 años, por suerte, abandono esas tareas para dedicarse a la pluma, de donde han salido varios libros como la novela ensayo General, editada por Mortíz en 1970, otra novela, Muertes de Aurora, que en 1980 publico Ediciones de cultura popular, y que en 1991 la UNAM reedito. Mortíz reincidió con de la Torre y le publico El hombre equivocado, una novela policiaca colectiva en la que participaron once autores. Juglar le edito Hijos del Águila en el 1989, en 1995, Planeta publico Ruiz Massieu: el mejor enemigo, que realizo en colaboración con Eugenio Aguirre y Rafael Ramírez Heredia. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de creadores, ha recibido el premio nacional de novela José Rubén Romero por “Los muchachos locos de aquel verano”. Este mismo escritor, dedico un ensayo a sus paisanos que han producido literatura fuera del estado: “Como si obedeciera a un patrón invisible, por la inicial presencia de Vasconcelos y Henestrosa, más  o menos la mitad de los escritores se han transterrado y el resto permanece en la tierra natal, el hecho  prefigura de los ausentes, una literatura más abierta a formas y temas nacionales y a la vez, el sometimiento a una lengua española en exposición, valga citar como ejemplo a Leo Mendoza, Leonel Robles, Juan Baights y Méndez Canseco”. En el caso de estos autores, destaco a Leo Eduardo Mendoza, un joven escritor quien en 1988, con apenas 25 años. Recibió el premio San Luis Potosí, que el gobierno de esta entidad le otorgo por su libro de cuentos Relevos Australianos, tiene publicado títulos con el CNCA, Sinaloa, lengua de tierra, el gobierno de este estado le publico Mudanzas y con la UAM publicó Fieles Difuntos, desde hace años es el brazo derecho de Paco Ignacio Taibo en la edición de la página cultural de El Universal.

En la actualidad Oaxaca no solo cuenta  con investigadores, sociólogos o historiadores así como escritores, solo acabaré mencionando  a José F. Ruiz, a Carlos Sánchez Silva, Abel Santiago, Manuel Matus, etc., en lo editorial contamos con Claudio Sánchez Islas, que dirige carteles editores, convertida en una casa editorial de primera.

Continuará…………………..

Oaxaca, Oax., a 16 de julio de 2017.
Jorge Alberto Bueno Sánchez.
Cronista de la Ciudad de Oaxaca.
Miembro de la S.M.G.E.
Miembro del S.C.M

1 Comentarios

  1. Excelente artículo, sólo una observación, FALTARON VARIOS ACENTOS en algunas palabras. Saludos

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*