¡Que conste… Los olvidados!

Creo que no todos los jueces son injustos, conozco a más de un juzgador que merecería estar en la lista de los santos, se han movido como ángeles en su medio y han sido justos, y más que leyes han usado el corazón, por ejemplo, ahí está mi amigo Roberto Gómez Arguello quien después de cincuenta años o más de ejercicio en la Suprema Corte de Justicia, no hay nadie que le reclame y si muchos que le agradecen por su forma de ser y su lealtad a la profesión y su honestidad en su quehacer y, bueno, el tiempo no perdona, y al llegar al límite de años se tiene, forzosamente, que jubilar, y algunos pensamos que eso no es justo cuando sabemos de su capacidad y de su desempeño, pero así son las normas y la ley, y él, la acata a raja tabla, por eso creo que no se debe quedar en casa a reflexionar, también debe y está obligado a escribir sus experiencias, y después, cuando se pueda, dar cátedra para dar muestra de lo que es ser abogado y no leguleyo como muchos que deshonran la profesión.

Creo que Roberto tomó su ruta en Oaxaca porque le llamó el espíritu de Juárez, y aquí sigue dando lata a sus amigos que le admiramos y respetamos.

Pensando en el amigo, leía una parte de un bello discurso de Jonh Roberts, quién es presidente de la Corte Suprema de Justicia de los EU, cuando al dirigirse a un grupo de jóvenes estudiantes que se graduaban les decía: “Mala suerte” les desea el Juez a sus graduados, y Jonh les dijo:

“ESPERO QUE LOS TRATEN INJUSTAMENTE PARA QUE CONOZCAN EL VALOR DE LA JUSTICIA. ESPERO QUE SUFRAN LA TRAICIÓN PORQUE ESO LES ENSEÑARÁ LA IMPORTANCIA DE LA LEALTAD Y, SIENTO DECIRLO: PERO ESPERO QUE USTEDES SE SIENTAN SOLOS DE VEZ EN CUANDO PARA QUE NO SUBESTIMEN A LOS AMIGOS… LES DESEO MALA SUERTE, DE VEZ EN CUANDO, PARA QUE SEAN CONSCIENTES DEL PAPEL DEL AZAR EN LA VIDA Y ENTIENDAN QUE EL ÉXITO NO ES TOTALMENTE MERECIDO Y QUE EL FRACASO DE OTROS TAMPOCO ES COMPLETAMENTE MERECIDO. USTEDES SON JÓVENES PRIVILEGIADOS. MI CONSEJO ES QUE NO ACTÚEN COMO TALES.

Cuando lleguen a su nueva escuela, preséntate a la persona que esté rastrillando las hojas o vaciando la basura y cuando te cruces con personas que no conozcas, sonríe, míralas a los ojos, y di “hola”.

Y de pronto me quedo pensando y recibo una llamada de otros amigos, y entre ellos, la de un gran periodista: Felipe Sánchez, y nos reímos por la edad y hablamos de estrés benigno que tenemos que tener cuando nos sentamos a escribir cada cual en su momento y cada cual con su sentimiento, pero siempre, a los años, viendo y sufriendo muchos de los acontecimientos, y en Oaxaca, ahora, las protestas que son en vano, duelen a todos, porque no se entiende la razón de lo que  buscan o de lo que quieren o de lo que hacen para pactar y ganar dinero, así, vemos la basura en las calles y a los grillos en los bares, los dirigentes pactando con los que mandan o los que mandan tratando de encausar los conflictos, y tal parece que, en Oaxaca, no se gobierna sino que se administran los conflictos del diario, y cada loco con su tema o con sus intereses, y es así que, cada día, en vez de entendernos con palabras, ya no nos entendemos ni a señas, y en vez de pactar por la paz, aumentan los sicarios y policías para ganar cada día mayores posiciones y mayores dineros, porque en honor a la verdad, los policías, salvo muy raras excepciones, tienen ideales y buscan la paz, y los demás, solamente buscan dinero e inventan conflictos o los desencadenan, porque ellos ganan con los mismos y la guerra.

Los hombres de leyes buenos y honestos se quedan callados o son marginados, y así vemos cómo un buen abogado que ahora se emplea de fiscal con buenas intenciones, se ve rodeado de hampones que le tratan de evitar el trabajar y cumplir con su deber, y ahí están muchas de las esperanzas de los oaxaqueños para que se tengan, primero, a presentar a los pillos que hundieron las finanzas y las robaron y saquearon y corrompieron, y por esa razón, la gente, ya no busca la ley, sino que busca a  la justicia, porque la gente lo merece después de tantos años de rapiña.

Hoy, haciendo algo de reflexiones me pregunto: ¿cuándo veremos esa mano fuerte no dura ni violenta, sino fuerte y creativa de Alejandro Murat que sirva para aplacar los odios, las mentiras, las ambiciones, las corruptelas, las pasiones y las desestabilizaciones que le tratan de calar? Se olvidan que el gobernante joven no se cala, porque no es sandía, es un hombre de principios y de palabra y de acciones que busca escalar la posición de un estado marginado y empobrecido no porque falten recursos, sino porque han sobrado rateros, asesinos, oportunistas y leguleyos y dirigentes “sociales” que solamente son ambiciosos y corruptos, sin ideales.

Pobre de Oaxaca y pobres de los oaxaqueños que ahora tienen que seguir sufriendo los embates de los rapaces que se fueron y están aquí, gozando lo que robaron con total impunidad y fuero, ya son tiempos de poner orden, y para ello, los oaxaqueños, no solamente debemos hacer un tequio sino hacer del tequio social y legal una norma de conducta para encarcelar a los que tanto daño hacen a una sociedad empobrecida, no por falta de recursos sino por la sobra de rateros y corruptos, así que todos esperamos  ver  los comportamientos de los políticos y que muchos dejen las caretas y se pongan las chaquetas, de uno o de otro lado, porque, ahora, se está con Oaxaca o se está contra ella…no hay más.

Nos salvamos o nos hundimos y nos sobran brazos para sacar al buey de la barranca…

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*