Indagan secretos de Álvarez Bravo

¿Quiénes son estos desconocidos que fotografió Manuel Álvarez Bravo? ¿Cómo llegaron ahí? ¿Qué fue de ellos?

Aurelia Álvarez Urbajtel, hija del fotógrafo, directora de la asociación que lleva el nombre de su padre, se hizo esas preguntas cuando se encontró ante cientos de imágenes protagonizadas por personajes de los cuales el artista no dejó registro, y emprendió entonces, con el objetivo de descubrir sus identidades, la campaña de fondeo colectivo Se busca, Retratos inéditos de Manuel Álvarez Bravo.

Las fotografías, según los planes, habrán de exhibirse en 2018 en el Museo Archivo de la Fotografía, en la Calle de Guatemala, antes Escalerillas, donde se ubicaba la vecindad que vio nacer a quien es considerado el creador de la lente más importante del siglo 20 mexicano.

“Ya habíamos intentado identificarlos de varias maneras, pero sin demasiado éxito. Por eso pensamos en esta exposición”, explica en entrevista Álvarez Urbajtel.

Las imágenes fueron capturadas por su padre a lo largo de tres décadas, entre los años 30 y 50.

“En el caso de estos retratos, como en otros temas -arquitectura, por ejemplo-, nos percatamos de que numerosas imágenes sin información alguna podían, sin embargo, formar grupos temáticos muy interesantes”, cuenta. “Intentamos adivinar qué retratos hizo por encargo y cuáles hizo de manera espontánea. A veces es fácil por la actitud del modelo, pero muchas veces no es evidente”.

El acervo de Álvarez Bravo es extenso. La asociación tiene cerca de 35 mil fichas abiertas, una ficha por negativo, que abarca tanto obra artística como trabajo documental.

Para esta exposición se planea imprimir 100 retratos en plata sobre gelatina, técnica tradicional en el siglo 20 pero prácticamente extinta actualmente, y unos 50 más en un panel digital.

En el proyecto colabora uno de los antiguos laboratoristas que trabajó junto a Álvarez Bravo, José Ángel Rodríguez.

La hija del fotógrafo, de quien en octubre se recuerda el 15 aniversario de su fallecimiento, explica que recurrieron a una recaudación pública de fondos debido a que la asociación que encabeza carece de presupuestos y no tiene fines de lucro.

Para la producción de las impresiones de los negativos necesitan reunir 260 mil pesos, que deberán recaudar antes el cierre de la campaña, en agosto, la cual puede consultarse en línea.

“Esta campaña de fondeo colectivo es la primera que hacemos, ya que, por los tiempos, estamos desfasados en relación a los periodos de las becas y apoyos, y carecemos del total de recursos necesarios para un proyecto de esta índole. Es también un periodo particularmente difícil en el sector de la cultura”, considera Álvarez Urbajtel.

Además, encontró atractivo el involucramiento de la sociedad civil: “No sólo aportando sus donativos, sino también permitiendo activamente que don Manuel se siga dando a conocer, y ayudando también a que unos personajes guardados en cajas se salven del olvido, que salgan a la luz con sus nombres y algo de sus historias”.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*