ONU insta a Venezuela a permitir la disidencia; las solicitudes de asilo se disparan

Ginebra. Naciones Unidas pidió a las autoridades de Venezuela que permitan a la gente participar el domingo en un referendo convocado por la oposición, y que garanticen que las fuerzas de seguridad no usarán fuerza excesiva contra los manifestantes opositores.

Grupos de oposición dicen que tras meses de protestas los venezolanos deberían poder expresar su opinión sobre el plan del presidente Nicolás Maduro de reescribir la Constitución. La oficina de derechos humanos de la ONU espera entre 6 millones y 8 millones de participantes.

“Instamos a las autoridades a respetar los deseos de aquellos que quieran participar en esta consulta y garantizar los derechos de las personas a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica”, dijo la portavoz de la ONU Liz Throssell en una rueda de prensa en Ginebra el viernes.

Las solicitudes de asilo presentadas por ciudadanos venezolanos se han “disparado” a 52 mil este año frente a las 27 mil de 2016, dijo la agencia de refugiados de la ONU. Esto representa “sólo una fracción” de aquellos que necesitan dejar atrás la violencia y la escasez de alimentos.

Alrededor de 100 personas han muerto y más de mil 500 han resultado heridas desde que empezó una ola de protestas en abril.

La oficina de derechos humanos de la ONU ha recibido reportes de que “algunos miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas han usado tácticas represivas, como intimidación e instigación al miedo, a fin de evitar que las personas salgan a manifestarse”, dijo Throssell.

Miles de manifestantes han sido “detenidos arbitrariamente” y se cree que más de 450 civiles han sido llevados ante tribunales militares, dijo la portavoz.

La relatora especial de libertad de asociación de la ONU, Annalisa Ciampi, dijo estar muy preocupada por la violencia de la policía y la Guardia Nacional Bolivariana.

“Las autoridades venezolanas no deberían interferir con las manifestaciones pacíficas (…) Deberían facilitar el ejercicio del derecho del pueblo a las reuniones pacíficas y la libertad de expresión”, señaló.

Maduro busca establecer una Asamblea Constituyente con autoridad para reformar a Constitución y cerrar el Congreso dominado por la oposición, con una votación prevista para el 30 de julio.

Los opositores han acusado al mandatario socialista de incompetencia económica, mientras que Maduro dice que los empresarios y Estados Unidos están librando una “guerra económica” en su contra.

Los venezolanos que intentan salir del país han buscado asilo en Estados Unidos, Brasil, Argentina, España, Uruguay y México, dijo el portavoz de la agencia para los refugiados ACNUR, William Spindler.

 

La Jornada

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*