“Lo primero que haremos, matar a todos los abogados”

El abogado con la sociedad hacia la justicia

PASANDO LISTA DE PRESENTE en el aula de la vida para felicitar a todos los colegas ya que este 12 de julio es el Día del Abogado. Hace 57 años surgió a petición del Diario de México al entonces presidente de la república, Adolfo López Mateos.

El dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare, nos deja en las poderosas manos del tiempo, al menos, dos obras que nos hablan de los abogados, de la justicia y del derecho. El Mercader de Venecia y Rey Enrique VI.

“Lo primero que haremos, matar a todos los abogados”, palabras que puso  William Shakespeare en los labios de uno de sus personajes de su obra Rey Enrique VI, Parte II, (Acto 4), segunda escena. Frase lapidaria que pronuncio Dick The Butcher (El Carnicero), utilizada hoy día por algunos, como burla y denostación del trabajo de los abogados.

Contrario a eso, Shakespeare rinde un homenaje a los abogados, el contexto de la obra lo dice todo. Dick The Butcher (El Carnicero) es un demagogo, un corrupto, un tirano. Matar a los abogados era parte de su plan para construir un gobierno dictador. Los abogados son obstáculo para los tiranos. Los gobiernos tiranos pisotean la Constitución, violan los derechos humanos, los abogados tienen el deber de defenderla. Por eso siempre les ha molestado, incomodado el ejercicio profesional de la abogacía.

Así lo ha demostrado la historia: Chile, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos de América y nuestro país tienen antecedentes de querer “matar a todos los abogado”, veamos:

En Inglaterra Oliver Cromwell dictador militar  entre 1654 y 1658, limito las libertades humanas, prohibió la Navidad. Eso no fue lo peor (es que nada es bueno en un dictador) Cromwell vio a los abogados como un peligro para su tiranía la “London Society of Barristers” (Sociedad Londinense de Abogados), y su compromiso colectivo por defender la Carta Magna, le quitaba el sueño, por ello prohibió que más de tres abogados se reunieran a fuera de la corte.

En Alemania, Adolfo Hitler, “el Führer”, no podía quedarse atrás, este personaje dantesco decía: “No descansaré hasta que el pueblo alemán acepte que ser abogado es una vergüenza”.

En Chile, en el 2015 fueron homenajeados Andrés Aylwin, Roberto Garretón y el ya fallecido Fernando Guarello, abogados que trabajaron en defensa de los derechos humanos durante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990). El homenaje lo recibieron de las víctimas de la dictadura organizados en “Corporación Tres y Cuatro Álamos”.

Martin Luther King en el país de las “barras y las estrellas”, tuvo a abogados como aliados en el movimiento por los derechos civiles, lucharon por el derecho al voto, la no discriminación y otros derechos civiles básico que no tenían principalmente los ciudadanos negros.

En nuestro país, Antonio María Ildefonso Díaz Soto y Gama y Luis Vicente Cabrera Lobato por citar algunos abogados de la revolución mexicana, fueron necesarios para terminar con excesos de  la Dictadura Porfirista. Como pasaje imborrable de la historia Díaz Soto y Gama defendió a José María Facha al ser juzgado por referirse en sus artículos a figuras políticas de la ciudad, pero el juez lo consideró tan culpable como al acusado y fue sacado de la sala por la fuerza; al día siguiente lo aprehendieron.

En el periódico Regeneración, periódico de Ricardo Flores Magón hacia ver su molestia con la dictadura de Porfirio Díaz. Esto le valió la cárcel.

Luis Vicente Cabrera Lobato, estampo sus propuestas en la Ley Agraria promulgada el 6 de enero de 1915 por Venustiano Carranza.

Como vemos, no se puede matar a todos los abogados, pues el abogado con la sociedad hacia la justicia.

*PREMIO ESTATAL DE LA JUVENTUD BICENTENARIO 2010, MAESTRIA EN LITIGACIÓN EN JUICIOS ORALES.
PASANDO LISTA DE PRESENTE recibe con agrado tus mensajes en maldonado3000@gmail.com. O twitter: @raulmaldonadoz.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*