La sociedad civil mexicana exige un aumento “urgente” del salario mínimo

Decenas de organizaciones civiles y académicos abogan por aumentar el suelo salarial hasta los 94 pesos diarios, el umbral de la pobreza

Un nutrido grupo de representantes de la sociedad civil mexicana ha exigido este jueves a las autoridades un aumento de 14 pesos (80 centavos de dólar) en el salario mínimo diario que rige en el país norteamericano. De lograr su propósito, la retribución mínima pasaría de los 80 pesos actuales (4,5 dólares al cambio actual) a 94 pesos (5,3 dólares) para situarse por encima de la línea de la pobreza. En la actualidad, el suelo salarial no es suficiente para cubrir el coste de los productos alimentarios y no alimentarios más básicos en el día a día de un ciudadano mexicano.

Detrás del llamamiento “urgente” para la subida de la retribución mínima diaria están 80 organizaciones de la sociedad civil –entre ellas Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, la Unión Social de Empresarios de México y Oxfam– y 118 personalidades –entre otros el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Juan Ramón de la Fuente, y economistas como Luis de la Calle, Gerardo Esquivel, Rolando Cordera o Jonathan Heath–.

“El salario mínimo de 80 pesos aprobado para 2017 aún no cumple con lo dispuesto en la Constitución”, subrayan los firmantes del documento entregado este jueves a las autoridades mexicanas. “Tampoco es suficiente para cubrir el costo de la canasta básica para una persona. El ajuste aprobado en diciembre pasado fue adecuado y positivo: no ha tenido efectos adversos –no hay aumento del desempleo o la inflación, incremento de la informalidad o afectación a empresas y empleadores–. Hay que retomar el compromiso y continuar la recuperación gradual del salario mínimo”, añaden. “Las condiciones económicas lo permiten y, de hecho, lo recomiendan. No hay razones para posponerlo”.

La patronal mexicana (Coparmex) también ha abogado en los últimos días por un aumento del salario mínimo, aunque más moderado: hasta algo menos de 93 pesos al día.

Según los últimos cálculos del Coneval, el organismo oficial que se encarga de la medición de la pobreza y la evaluación de los programas políticos para combatirla, para poder cubrir las necesidades más básicas el salario mínimo en México debería ser de al menos 94 pesos diarios. “Hay razones económicas a favor de la recuperación gradual del salario mínimo. Los datos muestran una tendencia muy positiva de fortalecimiento del mercado interno”, añaden los firmantes del escrito. En el plano moral y legal, el grupo de representantes de la sociedad civil incide en la “obligación constitucional” por lograr un salario suficiente para mantener a los trabajadores y sus familias.

Pilar Parás, coordinadora de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, subraya la importancia de que las autoridades mexicanas opten por subir de nuevo el salario mínimo: “No podemos estar por debajo de la línea de pobreza. En México puedes trabajar todos los días y seguir siendo pobres”, destaca. En un país en el que más de la mitad de la población trabaja en la informalidad, Parás sostiene que aunque el incremento solo aplicaría directamente al empleo formal “en segunda instancia también afectaría al sector informal; tendría un efecto arrastre”.

La petición llega en un momento clave: justo cuando la inflación –superior al 6%, por la depreciación del peso frente al dólar y el aumento de precio de los productos energéticos y los alimentos– está drenando poder adquisitivo a los trabajadores mexicanos y con la Administración Trump maniobrando para incluir la cuestión de los salarios en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). La contención salarial ha sido una de las principales estrategias económica de México en las últimas décadas para mantener su cuota exportadora.

El coste de la mano de obra mexicana en algunas industrias ya está incluso por debajo del de China. Este planteamiento ha despertado airadas críticas, sobre todo en los últimos tiempos: muchos economistas destacan la contradicción entre la necesidad –expresada en público y en privado por prácticamente todos los actores políticos y de empresarios como Carlos Slim, el hombre más rico de México– de fortalecer el mercado interno y la baja retribución que reciben la mayoría de trabajadores. “El aumento del salario mínimo no es un tema económico, sino de justicia. Pero, por supuesto, muchos estudios demuestran que el aumento del salario mínimo se va directamente al consumo y, por lo tanto, fortalece el consumo interno”, concluye Parás, de Acción Ciudadana Frente a La Pobreza.

 

El País

 

1 Comentarios

  1. Ya es necesario que esto aumente para que la gente pueda vivir pero igual hay que buscar empresas que ofrezcan buenas oportunidades de trabajo como http://www.gingroup.com

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*