Las explosiones en las refinerías

La gente de Pemex no saben administrar y tampoco vender. Los incendios fatales en dos refinerías en los cuatro meses pasados han ocurrido en un mal momento. Tim Samples, analista de energía en la Universidad de Georgia, dice que la oferta de Pemex en su búsqueda de socios, ya era una tarea difícil, debido a la condición de las plantas envejecidas. Tiene que resultar aún más difícil, cuando a la refinería que le estás tratando de hallar un socio, se quema. El fuego estalló en la refinería de Salina Cruz, la más grande de Pemex, el miércoles, resurgió el jueves y fue extinguido el viernes. Al menos un trabajador murió en el incendio, que mantuvo cerrada la planta con capacidad de 330 mil barriles de crudo diario por dos días. Ese incidente llega después de una explosión a mediados de marzo en la planta en Salamanca, que mató a ocho. La petrolera estatal estima que los problemas de mantenimiento e ineficiencias han traído pérdidas anuales en sus refinerías por cerca de 100 mil millones de pesos, que se suman a los casi 100 mil millones de pesos de deuda. Las seis refinerías de Pemex operan a sólo alrededor de 60 por ciento de la capacidad, procesaron 948 mil barriles diarios de crudo en el primer trimestre.

La Jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*