IMSS advierte las consecuencias por aguantarse las ganas de ir al baño

Las necesidades fisiológicas son aquellas que uno requiere cubrir para poder sobrevivir y lograr un equilibrio con el cuerpo y las funciones corporales, dentro de estas necesidades tenemos el hambre, la sed, el sueño, el sexo, ir al baño, entre otros.

Sin embargo muchas personas prefieren aguantarse las ganas de ir al baño, ya sea porque no tener tiempo, no sentirse cómodos, etc., pero aguantarse las ganas de ir baño y en especial de evacuar puede acarrear problemas serios a la salud, ya que la evacuación es el proceso final de la digestión, cuando se desecha todo lo que al organismo ya no le sirve.
De acuerdo con Jaime García Juárez, médico especialista en Endoscopia del Hospital General de Zona No. 1 del IMSS,  todo ser humano en alguna ocasión, se ha aguantado las ganas de evacuar, sin embargo las secuelas que contrae esta acción, representan problemas directos para nuestro sistema digestivo, ya que se van formando pequeñas bolsas que se abultan en el colon o en el intestino grueso, estas comúnmente llamadas divertículos y pueden dar lugar a inflamación o sangrado.
Otras consecuencias se presentan cuando el excremento permanece mucho tiempo en el recto, este se deshidrata y ocasiona que se endurezca, lo que al ser expulsado puede producir fisuras en el ano, de igual forma, se puede padecer septicemia o presentar fiebre, ya que las bacterias pueden a travesar la pared del colón hacia el sistema circulatorio, produciendo una respuesta inmunológica.
Alguno de los síntomas más comunes es el dolor abdominal, generalmente en el lado izquierdo, fiebre, náusea, vómitos, escalofríos, cólicos y estreñimiento, por lo que el Endoscopista del IMSS, recomienda, acudir inmediatamente cada vez que experimentes la sensación de evacuar.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*