Evaluarán si Prieto sigue al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional

Confirmaron que se llevará a cabo la evaluación de Carlos Miguel, así como algunos detalles sobre su trabajo, donde coinciden con López Sánchez, y abundan en las numerosas fallas que han impactado dentro de la orquesta

CIUDAD DE MÉXICO.
El trabajo artístico de Carlos Miguel Prieto, director artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), será evaluado el próximo lunes 22 mayo por los más de 100 músicos que integran la agrupación musical más importante de México, quienes determinarán si están de acuerdo o no con su trabajo en el podio, reveló a Excélsior Gamaliel Flores, líder sindical y secretario general de grupos artísticos del INBAL.

La decisión fue tomada luego del testimonio revelado por el violinista Humberto López Sánchez (Excélsior 24/04/2017 y 25/04/2017), quien habló por primera desde 2012 sobre la demanda que interpuso contra el INBAL y relató las numerosas irregularidades dentro de la agrupación, que van desde audiciones a modo y despidos arbitrarios, hasta discriminación de músicos no basificados, decisiones extramusicales que orienta el trabajo de la agrupación y la incompetencia artística de Carlos Miguel Prieto.

Este diario pudo conversar con distintos músicos que actualmente laboran dentro de la OSN, quienes se acreditaron ante este reportero pero solicitaron el anonimato por miedo a represalias. Todos confirmaron que se llevará a cabo la evaluación de Carlos Miguel, así como algunos detalles sobre su trabajo, donde coinciden con López Sánchez, y abundan en las numerosas fallas que han impactado dentro de la orquesta, al punto en que ya existe una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

PRIETO, FALLAS PUNTUALES
El primero en hablar es Gamaliel Flores, quien reconoció que Humberto López -a quien el INBAL no le ha pagado y éstedebió tramitar una orden de arresto administrativo contra Lidia Camacho Camacho (Excélsior 11/05/2017)- tiene la razón.

“Él tiene la razón y es correcto todo lo que ha mencionado. Desafortunadamente lo despidieron de manera injustificada y no le hicieron los pagos. La postura de nosotros es que no estamos de acuerdo con esas prácticas, incluso hemos señalado que eso va en contra del derecho laboral del trabajador y violenta la relación entre trabajadores e institución”.

¿Qué prácticas deberían cambiarse dentro de la OSN?, se le cuestionó. “Han ido cambiando algunas cosas… pero continúa el hecho de que no están completas las plantillas (de músicos), por lo que se contratan personas por interinato o por periodos temporales; falta que las plantillas de los grupos artísticos estén completas. Además, se deben suprimir las prácticas antiéticas en el trato diferenciado a los músicos que están de manera permanente o temporal”.

¿Qué fallas puntuales destacaría de Carlos Miguel Prieto al frente de la OSN? “Artísticamente no te puedo comentar de él porque trabajo en la Orquesta del Teatro de Bellas Artes y no me ha tocado que nos dirija. Pero en la práctica administrativa él ha dejado mucha de la responsabilidad en manos de la gerente de la OSN (Claudia Hinojosa) y en su jefa de personal (Mari Carmen Juárez). Y eso ha provocado diferencias porque no es lo mismo que el director te dé una indicación artística a que alguien más lo haga sin que tenga conocimientos musicales”.

¿Es normal que un director se lesione con su propia batuta? “Ha habido accidentes graves que yo no podría valorar; algunos se han lesionado porque se han resbalado, se han caído o con la misma batuta”.

¿Sería algo normal, entonces? “¡Por supuesto que no! No es normal que alguien se pueda picar, pero no se está exento de que eso pueda pasar”.

¿Las fallas de Carlos Miguel Prieto se deben a que también dirige la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM) y dos orquestas más en Estados Unidos? “Es cierto, él no puede estar (en la OSN) sin que le afecten ese tipo de cosas. Yo creo que no puede estar en todos lados y hacerlo todo; entendemos que hay cosas que debe asumir y entendemos que en ocasiones no lo hace”, concluyó.

SIN CARÁCTER
Uno de los músicos de la OSN entrevistados por Excélsior, recordó que tras la salida de Enrique Arturo Diemecke de la OSN, en 2007, se formó una asamblea para seleccionar a los posibles sucesores.

“Ahí se eligieron dos por su calidad probada: el noruego Arild Remmereit y el búlgaro Rossen Milanov. Cualquiera de ellos habría sido una magnífica elección. Se eligió una pequeña comisión para informarle la decisión a Teresa Franco, entonces directora del INBAL, pero la encomienda no tuvo éxito porque ella solicitó que éste fuera mexicano”.

Se analizaron batutas mexicanas y se eligió a Sergio Cárdenas Tamez. “Esto se informó a Franco, pero ella nos dijo que, ‘por órdenes superiores’, se designaría a Carlos Miguel Prieto. La noticia causó malestar, desilusión y coraje, pero Franco nos prometió que él sólo permanecería tres años en el puesto para luego analizar nuestras propuestas. Pero de aquello han pasado 10 largos años en los que la convivencia de la OSN se ha deteriorado”.

El músico, que conoce las entrañas de la OSN desde hace más de una década, recordó que la agrupación se opuso rotundamente a la designación “porque Prieto no tenía calidad ni el talento que se requería”.

Además, describió algunas irregularidades recientes que cometió Carlos Miguel: “Está el hecho de que convocó a una audición para ocupar una plaza que aún no está vacante, lo cual no es legal; aunado a que durante una reciente gira -que la OSN hizo por Europa en noviembre pasado-, excluyó a varios integrantes de la agrupación valiéndose de su aparato administrativo con motivos extramusicales y falsas argumentaciones”.

¿Cómo definiría las interpretaciones de Carlos Miguel Prieto? “Éstas carecen de sentido, carácter y no transmiten nada más que inseguridad. Son frías y calculadas como si obedecieran a su verdadera vocación (la de ingeniero), sin la frescura que debe tener cada ejecución. Debo reconocer que tiene grandes deficiencias técnicas con la batuta, y aunque es un gran melómano y aficionado a la música… no puede dirigir a músicos de vocación”.

¿El trabajo de un director no dependería del criterio de apreciación? “¡No! Porque quien entiende y aprecia este tipo de música, se da cuenta de inmediato cuando está frente a una buena, mala o regular interpretación. Hay que ser francos: en diez años de trabajo, no ha habido un sólo concierto dirigido por el maestro Prieto que sea memorable por su interpretación”, concluyó el músico entrevistado.

Excélsior