¡Fraguas miente!

Tiene más cobertura mediática la burocracia de la justicia que la propia injusticia

La nuestra es una sociedad mediatizada. Eduardo Galeano cuando escribió (en Patas arriba. La escuela del mundo al revés): “El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas”, no alcanzó a observar que el televisor se volvería exactamente como un mueble más y no porque la gente tomara conciencia de su vida, de su sociedad o del mundo, sino porque el televisor ha sido sustituido por el enajenante teléfono celular y sus redes sociales.

?Cuál es el problema? Sólo hay un problema real y es evidente, no darnos cuenta de la realidad, por lo menos de la inmediata, que es aprovechada por quienes nos (des)gobiernan para disponer a su antojo de las instituciones, de los bienes, de los programas, de la vida, incluso, y todo ello bajo el manto mediático de la mentira.

Así, entre telenovelas baratas, comics, memes, imágenes que patentizan los roles y estereotipos sociales como únicos posibles a desarrollar por las mujeres, pasan las horas y los días sin darnos cuenta de la condición de inseguridad que vivimos las mujeres, tanta que, sólo de diciembre a este viernes, 52 han sido asesinadas de manera brutal.

Si el sistema de protección a las mujeres operara, si la justicia contara con herramientas ¿cuántas de estas mujeres se habrían salvado? Si al menos tuviéramos no uno sino varios refugios. En fin, se los dejo de tarea. Pero eso, es evidente, no le importa ni a las autoridades ni a quienes se consideran inmunes, ajenas o lejanas a vivir violencia de género ¿por qué? Porque piensan que es lo normal, eso se aprende de manera cotidiana.

De ahí la importancia de analizar lo que sucede en Oaxaca de Juárez, donde el munícipe capitalino, José Antonio Hernández Fraguas, dispone de las instituciones que las mujeres consiguieron como el Centro de Atención a Víctimas de la Violencia y, posteriormente, denominado Refugio y que hoy, como digo más adelante, tiene un nombre distinto.

En diversas ocasiones, el presidente municipal priista ha sostenido que el refugio no ha sido entregado en comodato a una asociación civil, que eso no ha sucedido. Sin embargo, este sábado llegaron a diversas oficinas documentos con la firma de la licenciada Iris Jannette Santiago Orozco, Coordinadora de Asistencia Social, del CEMVVI, como ahora debemos suponer se llama el refugio.

Se lo dijo a la regidora de Igualdad de Género y Derechos Humanos, Bárbara García Chávez; se lo dijo vía telefónica a algunas de sus compañeras priistas que le reclamaron preocupadas y se lo repitió (vía telefónica) al secretario de Salud, Celestino Alonso Álvarez, delante de otro grupo de organizaciones de mujeres, así las cosas. Y todo esto ocurrió en los últimos tres días.

Pero, ojo, el refugio fue entregado en comodato desde el pasado 3 de abril, es decir, justo seis días después de que funcionarias del gobierno estatal y la titular del Instituto Municipal de las Mujeres, Elia Pérez Martínez, bochornosamente violentaron los protocolos de seguridad de esa institución al introducir un fotógrafo y protagonizar un zafarrancho.

Desde aquellos días de finales de marzo, el munícipe Hernández Fraguas negó sistemáticamente los hechos con respuestas absurdas, dando poca o nula importancia a un asunto que para las mujeres tendría toda la trascendencia del mundo, tanto como la vida misma, considerando que cada acción, hecho o legislación conseguida por las mujeres ha costado mucho más de lo que pudiera imaginar el mal aconsejado munícipe que, además de mentiroso, se muestra intolerable frente a las demandas de información de la regidora García Chávez.

¿Qué le sucedió a Hernández Fraguas? ?Cuándo el poder, la ambición del poder lo cambió? Hace muchos años conozco a Hernández Fraguas, desde antes de ser periodista y él un político, por eso digo que algo le pasó, es claro que cambió, a tal grado que hoy no tiene empacho en sostener una mentira dejando rastros de verdad, pues han salido a luz pública los documentos que avalan que el comodato está hecho desde el 3 de abril, es decir, hace poco más de 40 días, y que él y el síndico segundo, Juan Enrique Lira, firmaron como testigos, sin cámaras, ni escenarios, sin prensa, sin redes sociales, sin nada de por medio, en silencio total, a pesar de que su actividad política es mediática a todas luces, donde es protagonista todos los días su telenovela que pasa capítulo tras capítulo con finales felices.

¿Qué hay detrás de todo esto? Pregunto como periodista y como mujer. Como periodista porque creo que la sociedad oaxaqueña tiene derecho a saber ¿cómo se les ocurrió ceder en comodato el refugio a una organización, cuya dirección se encuentra en “domicilio conocido” de la población San Pedro Yosoñama, San Juan Ñumi, Tlaxiaco? Y no es por la organización, es porque se precisa saber qué experiencia tienen en atender a mujeres que cualquier día tienen que salir de su casa donde sufren violencia machista y muchas atrocidades, para salvaguardar su vida, su vida, su vida. Y qué hay detrás de la mentira, por qué actuar como si se estuviera robando algo.

Como mujer, como feminista que soy, pregunto ?por qué dispone de una institución producto de la lucha de las mujeres? Una institución que desde 2005 abrió sus puertas a esas mujeres que debían huir, escapar, protegerse de sus energúmenos maridos que no ven en ellas sino cosas con las cuales pueden hacer y deshacer, violencia machista, justo como la que Hernández Fraguas ha ejercido contra todas las mujeres, y no únicamente contra las que viven en el municipio que gobierna, porque dispone de lo que no es suyo, como si fuera de su propiedad, solo por el hecho de ser el presidente municipal, un señor feudal disponiendo de los bienes de las plebeyas.

Y qué papel juega Elia Pérez Martínez, la titular del Instituto Municipal de las Mujeres, responsable de velar por los intereses de las mujeres de Oaxaca de Juárez con fuerte hilos patriarcales que la mueven sin que la detenga un mínimo de conciencia de género.

Este viernes mujeres de diversas organizaciones buscaron respuestas en las oficinas del munícipe Hernández Fraguas, no lo encontraron, pero él seguía insistiendo que ese comodato no se había consumado. Las mujeres buscaron entonces a la regidora de Igualdad de Género.

Ahí en una muy pequeña sala de juntas hubo diálogo, y como mosca sobre el pastel, el policía vestido de civil y con un muy oscuro pasado, con hechos de violencia y tortura contra mujeres y hombres, hoy totalmente redimido, Daniel Camarena llegó a escuchar en actitud de espía. Al ser descubierto corrió, se esfumó. Otros funcionarios mandaron a sus escuchas e, incluso, operó un fotógrafo, una especie de policía secreta dentro del municipio. ¡Qué vergüenza!

Al final y a diferencia de la forma en que se firmó el comodato, en lo oscurito, lo que quedó claro, clarísimo, es que el presidente municipal de Oaxaca de Juárez le miente al pueblo y en este caso a las mujeres.

*@jarquinedgar

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*