Jugando al demócrata

 

La propuesta del PRI y del PVEM para que los concejales de las nuevas alcaldías de la CDMX no sean electos en fórmula, sino de manera individual por circunscripción, va más allá de un intento para ‘democratizar’ la toma de decisiones, para que haya un verdadero contrapeso, o para evitar el carro completo para el alcalde ganador. Viniendo la propuesta del tricolor -y sus aliados- no será que más bien buscan una presencia en las alcaldías que de otra forma no podrían alcanzar, asegurarse un lugar en la mesa, tener una posición para presionar al alcalde y sacar beneficios a la negociación. Piensa mal y acertarás.

La definición de Pastor

En el Estado de México se acerca cada vez más la elección y crecen las presiones para acomodar las fichas a favor de Delfina Gómez y en contra de Alfredo del Mazo. Es sabido que la presión ha sido fuerte para que el perredista Juan Zepeda y el petista Óscar González declinen a favor de la candidata de Morena. Pero quien también está moviendo sus fichas es el malogrado candidato Isidro Pastor, a quien ya le fue retirada su candidatura en dos ocasiones, pero que tiene una estructura de apoyo que formó en sus tiempos de priista. Se oye fuerte en los corrillos de poder mexiquenses que Pastor está ya trabajando para ayudar a la candidata de Morena, mejor posicionada para ganarle al PRI. ¿Será que por ahí va a decantar sus ganas de vencer a los tricolores?

La historia de siempre

En la Ciudad de México hay una historia que se repite y se repite y las autoridades nada han hecho para evitarlo. Inicia la temporada de lluvias -como ayer- y siempre se demuestra que no hay infraestructura pluvial que aguante los aguaceros en la urbe. Desde la década de los 50 el propio compositor Chava Flores se burlaba de esta situación con la canción Los aguaceros de Mayo. La cosa sigue igual y hoy en día, para muchos, como dice la canción: ¡Los aguaceros de mayo tuvieron la culpa de mi cruel dolor!