Preocupante, fenómeno del ambulantaje en la capital

*Problema más visible de Oaxaca

Alberto Ortiz

El ambulantaje y la economía formal es  uno de los problemas más visibles y preocupantes que enfrenta elMunicipio de Oaxaca de Juárez, sostiene el  investigador universitario Genaro Pérez.
De donde, inspectores municipales se han visto obligados a evitar la instalación de un mayor número de puestos informales, principalmente en el Zócalo de la capital y calles aledañas, en donde por años han proliferado.
El académico expone que en la mayoría de los ciudades de la República Mexicana existe el problema como tal; pero en Oaxaca, por ser uno de los estados con mayor rezago económico,  enfrenta una crisis muy significativa.
Considera que el comercio ambulante ha crecido considerablemente afectando a las microempresas que son entidades debidamente establecidas.
Actualmente – expone – se observa que a pesar de que existe un reglamento para el comercio en vía pública, éste no se aplica ni es observable de manera general permitiendo un descontrol y una total libertad para que los comerciantes ejerzan su actividad escudados en sus líderes.A pesar de que las autoridades del municipio de Oaxaca de Juárez no han otorgado más permisos ni tolerancia a vendedores ambulantes, el número de éstos sigue creciendo principalmente en el centro histórico, destaca.
Sin duda alguna, el aumento del comercio ambulante ha generado fuertes problemas entre la autoridad, los mismos vendedores, los comerciantes establecidos y la ciudadanía, sostiene.Detalla que las autoridades no frenan la situación porque en ella ven una jugosa ganancia aunque para el sector del comercio formal, aparte de que causan una mala imagen a la ciudad, son una competencia desleal, pues no pagan impuestos como si lo realizan ellos.Las autoridades señalan que los vendedores ambulantes que son retirados, al poco tiempo reinciden, pues vender en el centro histórico es un buen negocio.Para algunos especialistas en la materia, la causa de fondo es la carencia de empleos y de oportunidades, aspecto que orilla a muchos oaxaqueños a refugiarse en el ambulantaje como medio para sobrevivir; advierten que para algunos, causan una negativa imagen a la ciudad, aunque no debemos olvidar que ello es el reflejo de la pobreza que vive el estado.
Actualmente, el ayuntamiento de la capital mantiene operativos constantes en el centro para evitar y retirar los puestos informales que carecen de documentos para comercializar productos en vía pública.