Sección 22, con la vista en la presidencia

 

OAXACA. Salina Cruz, fue el escenario propicio de la Sección 22 del SNTE, para cumplir con uno de sus principales resolutivos generados en el encuentro de la CNTE que se efectuó hace apenas unos días en el municipio de Nochixtlán: boicotear las actividades del gobernador Alejandro Murat; apuntándose un acierto al cumplir su objetivo.
 

La reactivación de la radicalidad de la Sección 22 del SNTE va tomando su paso; casi agredieron en Guelatao al titular del poder ejecutivo; y en la capital lograron hacerse presentes con un poco de bulla durante la primera Audiencia Ciudadana, donde provocaron que la policía hiciera uso de los cuestionables “gases lacrimógenos”.

Ante este escenario, queda la duda sobre la efectividad de las mesas de dialogo que ofreció el gobierno a través de la Secretaria General de Gobierno y del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), las cuales por muchos sectores han sido criticadas por significar un retroceso en la aplicación de la reforma educativa, y donde se vuelve a ceder a varias condicionantes del magisterio.

Es decir, por la vía de la política parece desatinado el camino que se ha andado entre el gobierno y el magisterio oaxaqueño: y a esto se va agregando los inexistentes protocolos de seguridad en los eventos del gobernador, los cuales han sido vulnerados y utilizados por la Sección 22 del SNTE.

Y a esto, le agregamos la excesiva tolerancia del gobierno en las acciones de los normalistas de la CENEO, quienes con toda impunidad secuestran unidades de pasaje para realizar sus acciones, y tienen en su poder más de una veintena de camiones de carga de diferentes empresas comerciales, las que han saqueado ante la vista de la prensa y de la misma autoridad.

Es en este punto, donde uno duda de la estrategia de gobierno para dar continuidad a lo que inicio el exgobernador Gabino Cué al término de su periodo, quien tal vez bajo presión del gobierno federal corto de tajo la relación con la dirigencia magisterial, y trato de dar cumplimiento a la reforma educativa.

En tanto, podemos ver y casi apostar que a la nueva dirigencia de la sección 22 lo último que importa es buscar revertir las afectaciones causadas por al reforma educativa a sus bases magisteriales, o recuperar los espacios perdidos en el IEEPO, o retomar las canonjías que tenía bajo control; a la luz, con un dirigente egresado de la Normal de Ayotzinapa, se observa que la estrategia va más en el sentido de fortalecer lo que queda de su gremio y erigir a la S22 como una herramienta de operación política electoral, con miras a la jornada electoral del 2018.

No es descabellado pensar que el interés real de la S22 no es a corto plazo, o lograr más plazas gratis o buscar beneficios económicos; creo por ahí no es; su interés parece más enfocado a convertirse en un aliado político de importancia para MORENA y Andrés Manuel López Obrador y cooperar con la pavimentación de su camino al 2018; porque de ser así, invirtiendo un año de trabajo político los dividendos serian altamente rentables; pues ese ha sido el ofrecimiento de AMLO, poner la educación y las estructuras educativas nuevamente en manos de los maestros.

De ahí, que no sea menor, que la sección 22 se ha vuelto “chile de todos los moles” está metido en la poblaciones que se oponen a la construcción de destacamento de la SEDENA en Macuiltxochitl; en contra de las mineras en Ocotlán y Ejutla; en contra de los parque eólicos; en contra de los nuevos proyectos en las zonas económicas especiales; en la oposición al laza de combustibles; y en todo tipo de protesta que les deje dividendos; es decir, la sección 22 anda de pesca política, y parece que va en serio, y el gobierno le sigue el jueguito. Y como dicen por ahí: al tiempo……..