JUAN ZEPEDA: EL DERECHO A COMPETIR