Para eso sí hay ingenio

No es que les demos ideas, pero la verdad es que falta más de un lugar al que se le podría bautizar con otro nombre.

El ingenio mexicano cobró esta semana algunas facturas del descontento social.

Durante estos días hay quien ha cambiado los nombres de algunas oficinas públicas en Google Maps para regocijo de los inconformes con el estado actual de las cosas. Y no es que les demos ideas, pero la verdad es que falta más de un lugar al que se le podría bautizar con otro nombre.

Por allá en el rumbo de Periférico Sur y Viaducto Tlalpan podría ubicarse el Instituto Nacional del Morral; por la casona de Xicoténcatl podrían ubicar a la Asamblea de Poco Afluente; o allá en Insurgentes Sur, el Instituto Nacional de Intrascendencia. Faltarán manos para reconfigurar todo el mapa virtual del país.

La campaña

¿Votarías por Carlos Slim? Es la pregunta que ha estado presente en las redes sociales. En la promoción de la campaña del empresario destacan sus virtudes y sobre todo ponen que al ser un hombre millonario no llegaría a vaciar las arcas nacionales. Lo que llama la atención es por qué una campaña a favor de quien ha apoyado a políticos y bastantes veces se ha desmarcado de querer ocupar un cargo público. ¿Será que cambió de opinión? ¿O alguien está moviendo las aguas para enturbiarlas? Lo que sea que es, francamente pone el escenario muy interesante, porque a muchos ya les empieza a agradar la idea.

Gallo para la CDMX

Dicen los cercanos al presidente del Senado, Pablo Escudero, que seguirá en el cargo seis meses, porque ya trae el visto bueno del PAN. Barbosa dijo que el PRD no lo ve mal. Falta saber qué dice el PRI, pues, de los seis años, tres presidencias le tocan al PRI, dos al PAN y una al PRD. El PAN y el PRD ya tuvieron presidencias, así que si el PRI le quiere ceder su espacio a Escudero, es cosa de ellos. Dicen que si se hace, Escudero queda automáticamente como precandidato del PRI-Verde para la CDMX. ¿Será?