Ganan los especuladores: dólar a $22

No sería mala idea que los presidentes del panismo, Vicente Fox y Felipe Calderón, fueran llamados a cuentas para que aclaren dónde quedó el dinero que pidieron prestado. Ernesto Zedillo entregó el gobierno con una deuda pública en torno a un billón de pesos, y al concluir el de Calderón había aumentado a 6 billones, aproximadamente. ¿Por qué no pagaron o abonaron sustancialmente la deuda todavía manejable que heredaron de Zedillo? Refinerías, sólo las prometieron, después supimos por qué. Ahora son 9 billones, con los 3 que ha añadido Peña Nieto. Una de las causas de la crisis –¿ya podemos llamarla así?– que vivimos es la deuda y los altos intereses que tenemos que pagar a los acreedores. El Banco de México no encuentra medicina eficaz para detener la caída de la moneda. Ya probó subastar dólares, subir (cinco veces) la tasas de interés, venta directa de divisas en el extranjero, sin embargo, ayer el dólar saltó a 22 pesos. Andrés Jaime, analista del banco Barclays, citado por Bloomberg, dice que sería conveniente negociar una extensión de la línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI). México cuenta con 176 mil 500 millones de dólares en reservas internacionales, o 264 mil 500 millones de dólares en total contando la línea de crédito flexible del FMI por 88 mil millones. Una ampliación del apoyo del fondo daría tranquilidad. El último que sufrimos fue en la crisis de 1994, cuando se formó un pool promovido por el presidente Clinton, en el que participaron varias entidades, entre ellas el FMI. Vale decir que Zedillo pagó hasta el último dólar. La línea de crédito actual no se ha tocado, ahí está, como arsenal de reserva para una fuga masiva de capitales. Las apuestas de los especuladores de Chicago siguen favoreciendo al billete verde, según el más reciente reporte del Banco Santander. Está en poder de extranjeros la mitad de los bonos (préstamos) M3 del gobierno federal, que globalizan 138.9 mil millones de pesos.

La Jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa 

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*