Están partidos

Hay tres cuestiones que en este momento exhiben la pobreza ideológica de los líderes de los partidos políticos PAN y PRD en el estado. En su actitud manifiestan un pragmatismo ramplón para amarrarse al poder, al costo que sea. Si el descrédito de los partidos políticos toca fondo en el país, en Oaxaca su degradación es peor. Entendida la sociedad de que estos negocios, digo partidos, costaron el año pasado más de 4 mil millones de pesos, dinero que aportan los mexicanos, les exige seriedad y honestidad pero, por lo visto, van en camino contrario.

En este momento vemos al PRD local con tres dirigentes estatales auto-designados. El ex edil de Pochutla, Raymundo Carmona Laredo no bien dejaba el gobierno municipal y ya cabildeaba entre las tribus afines para saltar a la dirigencia estatal. Su maquinación no agradó a las tribus que en este momento encabezan los más influyentes y le dieron la espalda. Francisco Martínez Neri líder de la fracción amarilla en el congreso federal; Carol Altamirano también pastor de su bancada en el congreso local y tres legisladores más. Todos optaron por apoyar a José Julio Antonio.

Más hábil que Raymundo, el dueño de la tribu UCD, Amador Jara, propuso al ex edil de Xoxo, José Julio Antonio como candidato y le consiguió apoyo. En la asamblea del Consejo Político, Raymundo se salió con unos 80 consejeros. Los que se quedaron avalaron supuesto triunfo de José Julio y los que abandonaron la asamblea también declararon dirigente electo a Raymundo.

En medio de tal descontrol, el oportunismo de Hugo Jarquín salió a relucir. Convocó a media docena de sus incondicionales y en una conferencia de Prensa se auto-nombró presidente interino.

PANISTAS DE LA GREÑA

En el PAN, la lucha por mantenerse en la dirigencia también se da de manera encarnizada. Me dicen que la disputa alcanza niveles de incivilidad y corrupción nunca vistos por los panistas chapulineros.

En dos ocasiones, Natividad y Luis de Guadalupe se han proclamado ganadores de la contienda interna. Incluso, públicamente, se han declarado de motu propio, presidente de su partido en Oaxaca.

Primero lo hizo el ex edil de Huajuapam y ayer repitió lo mismo la ex diputada. El anuncio del supuesto triunfo de Natividad, provocó reacción virulenta de su competidor. Denunció que el varias veces diputado, ex dirigente y cuasi propietario del PAN en Oaxaca, Juan Iván Mendoza, está detrás de la autoproclamada presidenta y de todas sus “maniobras ilegales” como el manejo de dinero fuera de todo control.

El desbarajuste no solo tiene desorientados a los militantes azules -cada día menos-, también a la dirigencia nacional incluyendo a los cabecillas de las diversas corrientes que están siendo arrastradas en la disputa por el control del PAN en Oaxaca.

Me dicen que aunque la pugna rompe la civilidad que debería prevalecer en una competencia política, no hay asomo de sensatez de la dirigencia nacional. Los consejeros políticos saben de la inmensidad del dinero que está en juego y las trapacerías entre los dos candidatos que se dicen triunfadores de la elección interna, pero la mayoría se deja arrastrar por la vorágine.

Muchos se asombran, por ejemplo, que la ex diputada Natividad Díaz, haya exhibido tal poder económico al comprar votos hasta por 3 mil pesos. Frente a un socarrón como el ex edil de Huajuapam, Luis de Guadalupe Martínez, la competencia se tornó en una guerra sucia. La quema de urnas a la hora del recuento final, exhibió el tamaño de las artimañas. A muchos sorprendió, dicen, que en la misma noche cuando el recuento de votos favorecía a Luis de Guadalupe, grupos de porros tomaran por asalto las oficinas del partido e incendiaran varias urnas.

Hay un dato que mantiene en ascuas a muchos consejeros panistas. La dirigencia nacional ha recibido quejas sobre el uso indiscriminado de dinero cuyo origen nadie conoce, pero hasta el momento no hay ninguna reacción.

Recuerdan algunos panistas históricos cuando el líder nacional Ricardo Anaya, era presidente de la Cámara de Diputados, pidió una investigación a fondo sobre el presunto vínculo de un diputado local panista electo Luis Díaz Pantoja con el crimen organizado. Hoy nada ha dicho sobre la petición de enviar a un delegado que limpie el proceso electoral de Oaxaca.

Veamos lo que dijo ayer Luis de Guadalupe luego de descalificar el supuesto triunfo de Natividad Díaz y anunciar una controversia jurídica.

“Tenemos claro, que toda la sociedad tiene entre sus más grandes valores democráticos el respeto a la decisión de la ciudadanía de elegir a sus representantes.

“Ante el proceso de elección de una nueva dirigencia del PAN en Oaxaca, es importante que la militancia tenga conocimiento que los resultados que la Comisión Organizadora Electoral pretende validar de forma errónea, no es un revés definitivo si no la sumisión de peones al servicio de Juan Mendoza Reyes quien a toda costa, busca imponer a Natividad Días Jiménez como dirigente del panismo oaxaqueño.
“Ante este atropello, y vil manipulación del proceso de elección, tenemos cuatro días para impugnar dicho resultado, proceso en el que Natividad Díaz no puede asumir la dirigencia del Comité Directivo Estatal del PAN Oaxaca.
Cabe señalar, que tampoco puede declararse ganadora, ya que la Comisión jurisdiccional del Comité ejecutivo Nacional del PAN, va a conocer del asunto y resolver.
“Ante ello, damos a conocer de manera legal todas las irregularidades, vicios y excesos en el proceso de cómputo y escrutinio de la jornada electoral en la elección del nuevo Comité Estatal. Tenemos la razón, los argumentos, las pruebas en las que la militancia decidió dar un voto de confianza a Luis de Guadalupe Martínez Ramírez para dirigir el PAN en la entidad.
“Dichas pruebas serán presentadas en la Comisión jurisdiccional del CEN y en su caso, en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a fin de validar los sufragios que con dolo anularon para lograr su cometido, como es el caso de Ocotlán, Huajuapam y San Pedro Mixtepec, entre otros casos. El voto de la militancia se respeta, y haremos valer la decisión de las y los panistas en Oaxaca”.