Lo que puedes hacer para que el gasolinazo no arruine por completo tu año (ni los que siguen)

No está en tus manos disminuir los precios, pero hay acciones que puedes tomar para aminorar los efectos y evitar que suceda en el futuro

El aumento a los precios de la gasolina afecta a todo el país, incluso a los mexicanos que no tienen auto. Cuando el costo del combustible sube, también los alimentos y otros productos esenciales, pues todo requiere ser transportado y el transporte necesita gasolina. Por esta razón, miles de personas han salido a protestar por la medida. Si ya te uniste a las marchas y quieres hacer algo más para disminuir los efectos de este incremento y contribuir a que esto se repita, estas siete acciones podrían ser un buen primer paso.

Para un efecto a corto plazo

1. Ahorra gasolina.

A través de sus comunicados y mensajes, el Gobierno mexicano ha dejado claro que los precios de la gasolina no verán una pronta disminución, ya que el aumento responde a factores como el precio del dólar y es una medida para no hacer recortes en programas sociales. Por otro lado, si tú dependes de tu auto para moverte, no tienes muchas opciones más que ir a la gasolinera a llenar tu tanque o hasta donde tu cartera lo permita.

Para la gasolina no se acabe tan rápido y con ella tus ahorros, puedes cambiar algunos hábitos cuando conduces. La empresa de renta de autos y autotransporte Tip México ha publicado una serie de recomendaciones que te ayudarán a ahorrar combustible, como evitar enfrenones, acelerar gradualmente, no usar el aire acondicionado, afinar tu motor, revisar que tus llantas estén bien infladas y usar el control de velocidad. La web de Chevrolet también recomienda cargar gasolina en periodos fríos del día para evitar que esta se evapore.

2. Ofrece y acepta aventones

Desde el anuncio del gasolinazo a principios de enero, decenas de automovilistas en Guadalajara ofrecían aventones colocando anuncios en sus autos o a través de Twitter con el hashtag #RaiteGDL. Esta iniciativa comenzó en 2012, cuando la asociación de transportistas en Jalisco realizó un paro de actividades para exigir al Gobierno local aumentar las tarifas de los pasajes. “Decenas de rutas del tren ligero y los camiones técnicamente se paralizaron, la gente se quedaba varada en las estaciones por horas”, explica Renato Kasiyas, miembro de la organización ciudadana Yo Amo GDL, una de las que impulsó la iniciativa.

Tras el anuncio del gasolinazo, los transportistas de la ciudad también realizaron un paro que duró algunas horas. Cuando el transporte público se restableció, la red de aventones se suspendió. “Desgraciadamente el espíritu se apaga en cuanto se terminan los paros, no existe una cultura constante del car pooling (auto compartido) en Guadalajara”, agrega Kasiyas en entrevista telefónica. “Es triste ver el resto del año las avenidas llenas de autos con una sola persona a bordo. Lo ideal sería que el RaiteGDL fuera algo permanente o que existiera una app para coordinar aventones, pero que fuera operada por los ciudadanos”.

 

 

Para efectos a mediano plazo

3. No difundas rumores

Durante la primera semana de enero se registraron decenas de saqueos a tiendas departamentales. Los medios reportaron habían derivado de las protestas por el gasolinazo, pero aún no se ha encontrado un vinculo directo. Con estos reportes también surgió una serie de mensajes anónimos en redes sociales que alertaban sobre una multiplicación de estos saqueos y medidas drásticas para detenerlos como un toque de queda. Esta información era falsa. Sin embargo, los rumores obligaron a 20.000 establecimientos de la Ciudad de México cerrar sus puertas como medida de prevención, informó la Cámara Nacional de Comercio al diario Milenio.

Estos mensajes crearon un ambiente de miedo entre los ciudadanos y lo que pudo haber inhibido las protestas sociales. Este efecto se ha visto en varias ocasiones en México, explica el periodista Jacinto Rodríguez Munguía en un artículo de la revista Emeequis. “Se rompe, a través del miedo, la reacción popular frente a la crisis social y política que se ha desbordado a raíz del aumento a la gasolina y la consecuente alza de precios”, apunta.

4. Infórmate

Entender cómo se establecen los precios de la gasolina en México y de dónde proviene el combustible que usamos es más efectivo que realizar un bloqueo en una gasolinera, opina Miriam Grunstein, consultora e investigadora sobre temas de energía en México. “El gran problema es que hemos sido partícipes de un sistema enfermizo”, comenta a Verne vía telefónica.

El aumento de precios, agrega la especialista, no es una decisión aleatoría, ni está relacionada con la reforma energética. “México vive una crisis fiscal muy severa, la Secretaría de Hacienda no tiene opciones. La situación está muy apretada por factores como el aumento de precios en el mercado internacional y la subida del dólar. Yo haría un llamamiento para hacer entender a la gente por qué están subiendo los precios”.

Grunstein explica que la situación del petróleo en México también tiene un efecto en los precios de la gasolina. “Es necesario que la gente entienda que por mucho tiempo tuvimos gasolina barata pero que era algo insostenible, que el sistema de refinación está en ruinas, que debemos invertir en infraestructura para lograr una seguridad energética”. La investigadora asegura que “debe ser el Gobierno el principal divulgador de esta información, pero no lo hace debidamente”.

5. Hazle saber lo que opinas a los congresistas

Escribirle una carta a tu diputado local o salir a protestar a las calles no hará que los precios de la gasolina disminuyan, dice Armando Sobrino, integrante de Wikipolítica, una organización que busca fomentar la participación ciudadana en las políticas públicas. “Las protestas no han desembocado en medidas legislativas concretas y los congresistas no van a cambiar su comportamiento porque su buzón se llene de correo electrónicos”, comenta a Verne vía telefónica. “La importancia de estas acciones, sin embargo, es que las personas que las están haciendo comienzan a darse cuenta de que existen canales para expresar su descontento y que existen más personas que comparten su enojo y quieren hacer algo al respecto”.

 

Para lograr efectos a largo plazo

6. Exige recortes donde no los ha habido

Durante su mensaje sobre las circunstancias que llevaron al gasolinazo, el presidente Enrique Peña Nieto lanzó la pregunta ¿qué hubieran hecho ustedes? La respuesta de muchos mexicanos en Twitter fue exigir la reducción a los gastos de campañas políticas y presupuestos a partidos políticos. Sobrino, de Wikipolítica, concuerda con ellos. “Los políticos responden al dinero y la columna vertebral de los partidos son las montañas de dinero que reciben cada año”, dice. “Si el gobierno debe implementar medidas de austeridad que también se implementen ahí, que no solo nosotros seamos los que debemos apretarnos el cinturón”.

Wikipolítica busca el apoyo de los ciudadanos para impulsar una iniciativa que ha presentado el diputado independiente de Jalisco Pedro Kumamoto (apoyado por esta organización) que pretende limitar los presupuestos para partidos políticos. En 2015, estos recibieron más de 5.300 millones de pesos, cifra aprobada por el Instituto Nacional Electoral (INE).

7. Únete a los procesos políticos

El aumento a los precios de la gasolina puede servir de motivación para que más gente participe en los procesos políticos, opina Mercurio Cadena, otro integrante de Wikipolítica. “Más que votar por candidatos alternativos, la gente debe participar en el Gobierno, ocupar más espacios, literalmente tomar el gobierno de las manos de los políticos actuales”.

Un primer paso para lograr esto, afirma Sobrino, es unirse a organizaciones e iniciativas ciudadanas. “Existen muchas para diferentes causas, algunas son más efectivas que otras, pero todas están logrando cosas. Es muy fácil encontrarlas”, comenta. “También hay que acercarnos a los demás, hablar con el de al lado, encontrarnos. Estamos tan poco acostumbrados a ofrecer y a aceptar ayuda. Eso debe cambiar”.

VERNE / MÓNICA CRUZ