Los políticos sólo se echan la “bolita”…

EXPRESIONES.
¿De quién es la culpa?…, no quiero saberlo; lo que queremos todos los mexicanos es certeza para el país y que se acabe tanta simulación y tanto engaño para seguir manteniendo a la partidocracia en el poder.

Nada se gana con que Peña Nieto le eche la culpa a Felipe Calderón y que éste eche a andar a sus canes azules para contrarrestar las críticas; como tampoco sirve el silencio cómplice que adopta Andrés Manuel López Obrador para hacer creer que es el “mesías” de la tierra prometida y que ya le toca. Y lo peor de todo es que los gobernantes que han emanado supuestamente de la sociedad civil, como “El Bronco”, por ejemplo, tampoco son de fiar porque toda su vida ha sido parte de un partido político y aún conservan las mismas mañas y poses.
Un civil, civil, quizá sólo el joven de rasgos asiáticos (Pedro Kumamoto) que obtuvo de manera independiente un escaño en el Congreso de Jalisco y está empezando a hacer su propia historia política. La mayoría de los que han intentado hacer una carrera política independiente o bajo otros conceptos, han terminado maleándose, contaminándose o evidenciándose con el ejercicio del poder, como la diputada Eufrosina Cruz, Carmen Salinas, Ana Guevara y tantos otros “Juanitos” y “Juanitas” utilizados para lo mismo: para aparentar democracia, ciudadanización y un ejercicio político cada vez más desacreditado y obsoleto.
¡Vaya!, ni las “buenas intenciones” de algunos políticos que dicen tener la encomienda de devolverle el prestigio a la política, suenan creibles.
Lo cierto es que la partidocracia es un soberano fracaso, tanto, que una gran parte del país extraña la “mano dura” y la visión política del Porfiriato.
Definitivamente, ninguno de los extremos políticos han funcionado del todo, y así lo marca la historia. Sin embargo, los mexicanos no hemos podido encontrar el justo medio, el equilibrio en el ejercicio del poder para ser un país fuerte en todos sentidos.
Nuestra dependencia es plausible, si no son los Estados Unidos, es la economía internacional, pero siempre sujetos a vaivenes externos porque internamente no hemos sido capaces de crear políticas acordes a nuestra idiosincrasia y talento. A pesar de los recursos con que contamos, a pesar de ser considerado por siglos “el cuerno de la abundancia”. Tenemos tanto, pero no hemos podido aprovecharlo en beneficio colectivo ni en darle solidez a un país que tiene todo para ser un grande.
En eso no han pensado nuestros políticos, sólo se siguen enmarañando en dimes y diretes y en mantener sus enjuagues de corrupción e ilegalidad.
La pregunta es: ¿Hacia dónde vamos?, no, ¿hacia dónde nos llevan?, que conste…

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; lunes 9 de enero/2017.
confusiopuga@hotmail.com  rampuga@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*