Decálogo para desintoxicar tu cuerpo

Las fiestas decembrinas ya terminaron, y ahora lo único que queda son los recuerdos y en la mayoría de los casos, una enorme culpa por los kilos ganados.

Lo primero que hay que recordar es que lamentarse no sirve de nada, pues lo hecho, hecho está y nada lo puede cambiar. Además debes admitir que la pasaste muy bien, así que ¿para que sentir pena?

En lo que debes enfocarte es en perder esos kilos en el menor tiempo posible, pero ¿cómo?

Natàlia Calvet, licenciada en Ciencias de la Tecnología de los Alimentos y experta en hábitos saludables, señala que las dietas la primera opción de muchas personas; sin embargo, lo que se debe hacer es desintoxicar al cuerpo.

“La primera recomendación es no ponerse a dieta. La gente se la toma como un sacrificio temporal para conseguir perder unos kilos y volver a la alimentación de siempre, que es la que nos llevó a ganar esos kilos”, dice.

Asimismo, aclara que desintoxicar implica ayudar al cuerpo a recuperarse y a que los órganos trabajen mejor, lo que se puede hacer siguiendo el siguiente decálogo:

Aumenta las verduras
Aunque sea un clásico, nunca esta de más recordarlas.

Las verduras aportan un gran cantidad de calorías, vitaminas y minerales, y muy pocas calorías, por lo que son uno de los alimentos ideales.

Las coles, espárragos, alcachofas, acelgas, espinacas, tomate y cebolla, son las más recomendadas.

Come frutas
Procura comer entre dos y tres piezas de fruta al día.

“La piña y la manzana pueden ayudar a tu sistema digestivo a reponerse”, dice.

Olvida los procesados
Elimina de tu dieta los alimentos precocinados o preparados de carnes y pescados, así como el arroz, pastas y harinas blancas.

Consume cereales
“Que sean integrales y limita la ingesta a como máximo el 25% de los que comas en cada comida”, menciona.

Agrega proteínas
Al ir de compras, asegúrate de adquirir pescado azul, aguacate, legumbres y huevos.

“Un error frecuente que conviene evitar es olvidarse por completo de las grasas y proteínas saludables”, indica.

Come snacks saludables
Para esos momentos de hambre o antojos, opta por snacks sanos como los frutos secos.

“Tienen fama de engordar, pero lo cierto es que tienen un gran poder saciante y, además, son cardiosaludables”, aclara.

Toma agua
Otro clásico consejo que no debemos olvidar.

Toma agua a lo largo del día y para que no te aburras de tomarla en su forma natural, haz infusiones con canela o jengibre.

Deja los malos hábitos
Este es el año perfecto para dejar de fumar, tomar en exceso o consumir refrescos o jugos envasados.

Los malos hábitos sabotearán todo tu esfuerzo aunque te alimentes bien.

Haz ejercicio
Ejercitarte es de los ingredientes claves para recuperarte de los excesos.

Piensa positivo
Tener una mente sana hará que tu cuerpo esté sano, así que trata de vivir en tranquilidad y no pensar cosas negativas. La meditación te puede ayudar a lograrlo.

“Aparte de todos los beneficios psicológicos y físicos que la meditación otorga a quien la practica, también nos ayuda a desconectar y liberarnos de las preocupaciones. Vacías tu mente para dejar espacio a todo lo nuevo que está por llegar en el 2017”, menciona la psicóloga y fundadora de Mundo Pránico, Marta Puig.

(Con información de Women’s Health)

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*