Gasolinazo y protagonismo del PRD y del PT

* Christian Cervantes, el espía opositor al gobierno de Murat

* Martínez Neri se cura en salud y regala 23 colchones con su megabono


* Vuelve la violencia de mototaxistas; ¿y dónde está la Sevitra?

Absolutamente todos los mexicanos –por lo menos los que trabajamos dignamente para lograr el sostén de nuestras respectivas familias– estamos indignados por el excesivo incremento al precio de los combustibles, particularmente las gasolinas, desde este mes de enero. ¡Hasta un 24 por ciento de incremento!
Por poner un ejemplo, que usted seguramente ya ha oído o leído, la gasolina Magna costará 15.99 pesos, mientras que la Premium costará 17.79 pesos, a su vez el Diésel, a 17.05 pesos.
Y por encima de eso, desde el próximo mes se irá liberando paulatinamente en el país el precio de dichos productos, lo que quiere decir que el costo estará al arbitrio del empresario gasolinero, que podrá cobrar 20 o 25 pesos, según le convenga y según las necesidades que perciba del cliente.
¿No son una arbitrariedad? Por supuesto que sí, sobre todo tomando en consideración que los combustibles mueven a todo el sector productivo del país, y si aumentan, se incrementa el costo del pasaje, de los bienes y servicios, de los productos de la canasta básica y un largo etcétera.
Claro que cualquiera se debería indignar en este país con tanto incremento. Nada más para poner una situación, leamos unos párrafos del reconocido economista del periódico La Jornada, Carlos Fernández-Vega:
“De 1982 a la fecha, el precio de la gasolina se ha incrementado 92 mil por ciento y el del diésel 174 mil por ciento (las cifras son de Pemex), y a lo largo de tres décadas y pico lo primero que dice el gobierno a la hora de aumentarlos (algo por demás recurrente) es que se trata de abatir los subsidios indiscriminados. Ello con una inflación acumulada de 56 mil por ciento en el mismo periodo”.
“Lo peor del caso es que en esos 34 años, con combustibles cada día más caros, los recortes presupuestales han sido el pan de cada sexenio, y lo mismo en cuanto a las tendencias recesivas”.
“Pero el reciente macrogasolinazo decretado por el gobierno peñanietista también trae a la memoria otro historia parecida: cuando Carlos Salinas de Gortari privatizó Telmex (con enormes utilidades por esos ayeres) a favor de Carlos Slim y su grupo de inversionistas, el gobierno federal decretó un mega aumento de tarifas telefónicas (algo así como 125 por ciento de un solo golpe) días antes de entregarle la empresa a quien se convertiría en el hombre más rico del mundo, siempre para, según dijo, eliminar los subsidios, lograr una expansión eficiente de la empresa y proveer las bases para una sana competencia en la prestación de los servicios”.
“Y ahora, privatizado el mercado energético, el gobierno peñanietista decreta, de entrada, un aumento hasta de 24 por ciento en el precio de los combustibles justo días antes de que inicie el respectivo negocio privado, con todo y que en los dos últimos años (2015-2016) ni lejanamente subsidió una gota. Por el contrario, en ese lapso obtuvo ingresos adicionales cercanos a 500 mil millones de pesos (la cifra es de Hacienda), producto (¡sorpresa!) del cobro del impuesto a las gasolinas y el diésel”.
¿Qué le parece? Claro que hay muchísimas razones para indignarnos. Sin embargo, lamentablemente la sociedad civil, continúa apática, y eso ha sido aprovechado por los “políticos” para llevar a su causa más adeptos, utilizando el gasolinazo.
Es el caso del Partido del Trabajo (por cierto, en cuyo acto apareció el nuevo millonario Pavel López Gómez, que días antes se declaró perredista e incluso participó en una asamblea estatal), con el diputado local Jesús Romero López a la cabeza, quien compró cacerolas nuevas para protestar frente al SAT… por dos horas. Más fue el escándalo mediático, que el beneficio para la población.
Similar actitud ha tomado el ex priista, ex convergente, ex perredista y ahora petista, Benjamín Robles Montoya, que se aventó la puntada, literal, de proponer que el precio de la gasolina debe costar 10 pesos. ¿Sabe de economía? ¿Tiene sentido común el senador y ex candidato perdedor al gobierno? Claro que no, nadie en su sano juicio propondría una medida como esta. Por cierto, en dos conferencias de prensa esta semana, se hizo acompañar de su esposa Maribel Martínez, a quien sigue promoviendo como candidata a un cargo de representación popular.
Y en las mismas anda el ex presidente municipal de Xoxocotlán, José Julio Antonio Aquino, quien se dice presidente del PRD, y que con 10 personas, inició el pasado lunes una miniprotesta, con la colocación de calcas a uno que otro vehículo.
Sí, esos son “nuestros políticos”, que no buscan defender la economía de los mexicanos, sino seguir medrando con los recursos, seguir en la nómina gubernamental, acrecentar sus bonos para seguir escalando puestos. Nada más.
¿Se puede protestar de manera personal o colectiva sin intereses políticos? Claro que se puede. Inténtelo y verá que hay muchísimas formas.

NIMIEDADES
1.- Un tal CHRISTIAN CERVANTES evidenció en Navidad que tiene en su poder el padrón electoral y muchos padrones oficiales, además del telefónico; es decir, evidenció que es el espía opositor al gobierno de Murat; sigue siendo el espía y está preparando ahora una andanada en contra del gobierno estatal; sus molestos mensajes navideños nada más fueron una prueba, un aviso, de que contraatacará a quienes intenten criticar a Gabino Cué. Pronto les daremos más detalles.
* El coordinador de los diputados federales del PRD, FRANCISCO MARTÍNEZ NERI, se voló también la barda, al regalar nada más 23 colchones al Hospital Civil, y con ello justificar que “donó” sus 150 mil pesos de bono. ¿A quién quiere engañar? Desde sus tiempos de APPO y rector de la UABJO, jamás ha tenido el mínimo interés por la sociedad y únicamente medra cargo tras cargo para seguir escalando políticamente.
3.- La situación sigue grave en materia de seguridad en Oaxaca y en materia de transporte. El miércoles al mediodía y por la noche se vivió una cruenta batalla en Xoxocotlán y en San Martín Mexicápam, con saldo de por lo menos dos heridos y dos mototaxis. Pero los policías llegaron tarde… y no detuvieron a nadie. El titular de la SSPO, RAYMUNDO TUÑÓN, aún no acaba Oaxaca, mucho menos de conocerlo; FRANCISCO JAVIER GARCÍA LÓPEZ cree que sigue detrás de un escritorio de la CFE y por lo tanto le vale un rábano el desorden en el transporte. ¿Otro ejemplo? Todo mundo, taxis, mototaxis, autobuses, están subiendo tarifas en perjuicio de la población, y la Sevitra sólo pide que denuncien… y ya.