Egresado del IPN crea software que facilita análisis de tumores

Ciudad de México. Un egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolló un software que mejora la resolución de imágenes tridimensionales de tumores y vasos sanguíneos cerebrales, las cuales provienen de resonancias magnéticas y una vez procesadas con el sistema, ayudan a los neurocirujanos a simplificar el tiempo que emplean en definir las zonas para segmentar el tejido dañado y en las que deben aplicar radioterapia.

Con este sistema, que analiza cualquier tipo de tumor cerebral, Jean Marie Vianney Kinani obtuvo el grado de Doctor en Comunicaciones y Electrónica. Al eliminar el ruido que existe en las imágenes se convierte en una herramienta muy útil para los especialistas porque les permite, en cuestión de segundos, delimitar las zonas afectadas. Actualmente se invierten hasta cinco horas en practicar dicho análisis.

El investigador refirió que la resonancia magnética hace posible visualizar los órganos; sin embargo, por el ruido que produce no son cien por ciento claras y no se pueden ver ni analizar en una computadora. El software fue diseñado para transformarlas a una matriz, sin importar el tipo de equipo ni el formato, con el propósito de manipularlas sin problema y eliminar el ruido llamado “riciano”. El desarrollo otorga muestras más claras y diferenciadas de los tejidos.

El ex alumno de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco, explicó que la importancia de eliminar el ruido en una imagen puede ser vital para un paciente, debido a que es fácil confundirlo con el tejido afectado y en el momento de la neurocirugía se corre el riesgo de quitar porciones milimétricas de tejido sano o dejar el dañado.

“Al eliminar el ruido se tiene una visión más clara de las imágenes y el software las puede procesar para contar con una detección precisa de las zonas cerebrales con problema”, acotó.

El doctor Jean Marie Vianney Kinani indicó que para lograr que el sistema alcanzara un alto nivel de precisión, empalmó la definición que realizó el neurocirujano con la que generó el software, posteriormente calculó la precisión y el rendimiento del tejido sobrante y con los resultados de ambas definiciones alimentó el sistema para lograr cálculos puntuales.

Mencionó que actualmente en el mundo existen algunos sistemas similares, pero la ventaja de éste sobre aquéllos es que no sólo muestra el daño del tejido, sino los cortes que se deben hacer y la necrosis dentro del área afectada. Además, permite contar con un análisis cuantitativo de los datos cerebrales, porque genera la definición de diferentes áreas del órgano. Asimismo, puede adaptarse a sistemas de radiocirugía robótica (cyberknife) y de radioterapia de precisión modulada (iMRT) para alcanzar la perfección de los procesos.

El catedrático del Instituto Tecnológico Superior de Huichapan, Hidalgo, destacó que para crear esta tecnología utilizó los métodos matemáticos de probabilística de estimación, de lógica difusa y de level set, que le permitieron alcanzar una precisión del 85 por ciento para definir las fronteras de la lesión, que es comparable con la definición lograda por neurocirujanos con alto nivel de experiencia.

El software que funciona en cualquier computadora que tenga instalada la plataforma Matlab, lo desarrolló con la asesoría de los investigadores del IPN Francisco Javier Gallegos Funes y Alberto Jorge Rosales Silva, así como con la guía del neurocirujano del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, Alfonso Arellano Reynoso, quien le brindó todas las facilidades para desarrollar la tecnología, la cual tiene especial interés en aplicar en dicho centro hospitalario.

Señaló que el software puede modificarse para que cuente con otras aplicaciones y no se limite al mero análisis, sino que tome en cuenta otros parámetros que coadyuven a facilitar el trabajo de los neurocirujanos.

Como producto de la investigación, el doctor Jean Marie Vianney Kinani cuenta con varios artículos científicos publicados en revistas internacionales y los resultados los ha divulgado en congresos nacionales e internacionales.

Por las aportaciones que representa esta herramienta para la neurocirugía, su creador iniciará el proceso de registro de patente y posteriormente los trámites conducentes para transferir la tecnología desarrollada en el Politécnico al Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”.

La Jornada