Oaxaca, estado peligroso

En Oaxaca, a la crisis política-magisterial que vivimos desde hace muchos años y que se agudiza cada vez más, tiene repercusiones directas en la pobreza que hoy, más que nunca, muestra efectos demoledores en la vida de las familias, pero no sólo en las familias que viven en condiciones de pobreza en zonas rurales o indígenas, no, hoy más que nunca la crisis política-económica se siente de manera aguda entre las familias urbanas.

 

 

Si el empresariado local está que casi lloran frente a la parálisis económica, tras el último empujón que les dan los paros y bloqueos carreteros de la llamada lucha magisterial, ¿se imagina cómo la están pasando los pequeñísimos comerciantes, las miles de mujeres que abren una ventana o puerta de su casa para vender dulces, refrescos, huevos y leche?

Como periodista me di a la tarea de preguntar, durante casi tres meses, a un número importante de estas mujeres, es apenas un sondeo y todas coinciden: sus ventas han bajado entre un 50 y un 70 por ciento en este año 2016. Sus opiniones, por cierto, no se reflejan en las alegres cuentas de empleo ni repuntes económicos que anuncian pomposamente algunas autoridades.

Se trata de mujeres que durante años cuidaron a su familia, hoy son viudas o viven con su pareja ya sin empleo y muchas veces enfermos, mujeres que emprendieron -como dicen ahora- sus changarros cuando rebasaban los 50 años.

Es decir, se trata de mujeres que no tienen pensión ni jubilación, porque el trabajo doméstico (asear, lavar, planchar) en casa, el cuidado a la familia (desde que nacen hasta que se mueren), la educación de los hijos (tareas, juntas escolares, trabajos de limpieza en la escuela), los cuidados de enfermería, partera y médica empírica en casa, y todas las tareas que usted pueda imaginar…no llevan a las mujeres a recibir ninguna compensación económica al final de su vida.

Invisibles, reitero a los estudios de mercado, estas mujeres son la prueba de que en Oaxaca estamos en crisis, en una crisis dramática. Es el final de un sexenio dramático. Quizá el más dramático de todos en todos los tiempos.

La advertencia de los empresarios, el paro que hicieron, sus declaraciones y todo cuanto hagan no tienen ningún peso en la consciencia de Enrique Peña Nieto, la de Miguel Ángel Osorio y menos en la de Gabino Cué, el todavía gobernador de Oaxaca, y quien desde los ataques a pobladores de Nochixtlán mandó al diablo a Oaxaca. Ya se supo, la orden de disparar salió de Oaxaca, incluso, tal vez, desde una tornaboda que se realizaba en esos momentos en el Jardín Etnobotánico de Santo Domingo, donde el gobernador disfrutaba como invitado de honor.

El hartazgo ciudadano es hoy el más peligroso de los estados dentro de Oaxaca, este territorio sin ley, sin gobierno, sin autoridad y muy olvidado de políticas públicas, que si las hubiese, se conviertan “en oportunidades” para el asalto, para el tráfico de influencias, para favorecer candidaturas, para tranzar y para sobornar, o en el mejor de los casos, sólo como medidas paliativas y asistencialistas, el barril sin fondo de las políticas públicas mexicanas.

Oaxaca es un estado peligroso, a fuego lento se ha cocinado durante años una sociedad que arrastra infinidad de lastres. El principal dejar hacer y dejar pasar el enriquecimiento de la clase política no a costa de su trabajo, no, sino a base del robo, del saqueo, la tranza y la corrupción, y segundo, tan terrible como el primero, el conflicto magisterial y sus consecuencias. Una responsabilidad dividida entre las autoridades y el magisterio, ambos contra el resto de la población hasta convertirla en el Estado del Veremos…veremos si hay clases, veremos si hay bloqueos, veremos si arreglan la escuela, veremos si hay justicia, veremos si ya no hay feminicidios, veremos…veremos y veremos…

Pero lo que no vemos por tan cotidiana y tan común es la impunidad. A quien le importan las mujeres asesinadas. 603 ocurridas en los últimos años, desde que Gabino Cué gobierna Oaxaca. 64 en lo que va de este 2016, como se puede deducir del cruce de datos entre la organización Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, y la Fiscalía Especializada para la atención de Delitos contra la Mujer por razón de género. Violencia para la que no hubo sino pronunciamientos banqueteros y discursos airados por parte de las autoridades. Ningún esfuerzo para producir un cambio cultural, por mínimo que fuera.

Y algo que no debemos perder de vista, es lo que sucede en Juchitán de Zaragoza o tendrías que llamarla ¿la plaza Juchitán? Muy atenta debe estar la futura presidenta municipal, la matemática Gloria Sánchez López, a quien Saúl Vicente Vásquez le hereda un municipio en quiebra y atravesado por el narcotráfico. Ella misma ya fue objeto de un atentado durante su campaña.

Por lo pronto seguiremos en la entidad del veremos y veremos si este lunes hay clases.

@jarquinedgar